Categoría: Restaurantes

Pizza en Kyoto

La semana pasada cené unas excelentes pizzas en el centro de Kyoto. La pizza es un plato tan accesible y popularizado que todo el mundo cree saber cocinarlas. Es un poco como la democracia: – Usted se cree que por haber estudiado restauración en Nápoles … Continúa leyendo Pizza en Kyoto

Foody

Foody es uno de los mejores restaurantes vegetarianos de Taiwán, y eso es mucho decir, pues Taiwán es un auténtico paraíso para los herbívoros. He de decir que, como discípulo algo vago de Julio Camba, el vegetarianismo me parece un error y siempre suelo decir aquello de Groucho Marx: “No soy vegetariano pero me como animales que sí lo son”. No obstante, desde los tiempos en que el maestro Camba escribiera La Casa de Lúculo los chefs vegetarianos han innovado una barbaridad, consiguiendo que las hierbas, los cereales y las frutas hagan olvidar -aunque no del todo- un buen entrecot, una corvina o el más oloroso queso de Cabrales. No obstante, Foody consigue que disfrutes unos buenos espárragos, unas jugosas y enormes setas acompañadas de puré de patata con salsita de frutas del bosque.

Nada más llegar destaca la amabilidad del personal. Pero si conoces a Foody y encima el día que vas es especial, él mismo te recibirá con su franca sonrisa y ese cuerpecito delgado que apenas da para llenar el traje nada ostentoso -aunque podría permitirse el mejor Armani-. La clave de su éxito está en tratar a la gente de manera educada sin aspavientos manejando bien los tiempos y haciéndote sentir como en casa. Personalmente me siento como Zumalacárregui en casa de la vieja navarra que le dio de comer tortilla de patata, plato por cierto, estrictamente vegetariano.

Los platos son servidos como deben y cuando deben, ni demasiado pronto ni demasiado tarde, con el tiempo suficiente para saborear y recordar el sabor del plato. La comida está precedida por una tacita de té que debe de ser aquel elixir de los dioses del que hablaba Kakuzo Okakura en su propio librito de almohada. Después llegan dos platos preparados al más puro estilo nouvelle cuisine tanto en presentación como en sensaciones, centrándose en la potenciación de los sabores y las texturas. La segunda ronda de platos tiene más que ver con el afán de Foody de curar los cuerpos con productos extremadamente sanos y sabores del más reconocido medico chino. Una buena sopa en la que destacan las raíces de ginseng, los hongos, las castañas, piñones y otras frutas del bosque. En la cena de ayer, Foody nos sorprendió con una curiosa variante del arroz español cuyo sabor no sabría describirles y que dejo a su imaginación con la foto que acompaña a este comentario.

20120114-002142.jpg

El final es para el postre más amado por los hongkoneses: guiling gao. Una suerte de gelatina oscura y con sabor a jarabe de regaliz dulzón que resulta muy agradable en todas las comidas. Me hubiera gustado terminar con un chupito de pacharán pero en Foody son estrictos como esas señoronas de la Liga Antialcóholica de Carolina del Sur.

Si visitan Taiwán y son hervíboros de pata negra (con perdón) no dejen de visitar Foody y pónganse en manos de sus cocineros. No se arrepentirán.

Lo encontraran en el 185 de Jingzhou Street. Y si les interesan los productos de alta calidad y mejor sabor visiten su web www.fdlife.com.tw