IMG_1442

Pizza en Kyoto

La semana pasada cené unas excelentes pizzas en el centro de Kyoto. La pizza es un plato tan accesible y popularizado que todo el mundo cree saber cocinarlas. Es un poco como la democracia: – Usted se cree que por haber estudiado restauración en Nápoles … Continúa leyendo Pizza en Kyoto

Taipei 103 Magazine y la mudanza de los tiempos

Desde la primera vez que abrí un blog he ido cambiando de nombre, aspecto y temática a medida que mis intereses se iban desplazando de unos temas a otros, y a medida que yo mismo me iba desplazando de unos países a otros.

The Oriental Hotel nació con la pretensión de hablar sobre Tailandia. Cuando lo abrí tenía intención de mudarme a este país en breve. La frustración de esos planes me llevó de inmediato a dejar el proyecto poco menos que por imposible y mis nuevos quehaceres profesionales me llevaron a preocupaciones diferentes.

Esto llevó consigo un nueva reorientación del blog, en el que con ocasionales posts sobre Asia podría combinar opiniones sobre las cosas de España. El resultado ha sido un mejunge poco vistoso creo yo.

Tras llegar por segunda vez  a Taiwán en 2012 y comenzar a trabajar para la sección en español de Radio Taiwán Internacional acaricié la idea de crear una revista digital en español sobre Taiwán y ocasionalmente sobre otros países de Asia. Y dirán ustedes: ¿otra? Sí, otra. Porque aunque hay publicaciones y blogs en español sobre diferentes países de Asia, y muy buenos, no conozco ninguno que analice sus temas desde coordenadas concretas. Más parece un totum revolutum en el que parece que quiere partirse siempre desde el conjunto cero de premisas para después ir destilando la serie de mitos metafísicos  y nematologías habituales que pueblan el mundo.

Quería acabar con eso. Había entrado en contacto con el Materialismo Filosófico de Gustavo Bueno, el sistema filosófico más potente y desarrollado que conozco, que envuelve a todos los demás y aclara muchísimas de las confusiones de las que he sido presa hasta hace pocos años.

Sin considerarme un experto en este sistema, sí que he llegado, a través de numerosas lecturas, a una suerte de dominio más o menos básico de sus coordenadas, vocabulario y bibliografía. Me di cuenta de que a pesar de que había alguna publicación aislada sobre Asia entre los filósofos pertenecientes al Materialismo Filosófico, no había ninguno que se dedicase más exclusivamente al asunto (repito: que yo sepa, si hay alguno, por el amor de Dios que me contacte).

Dichas excepciones son sobre todo “El Mito de la Izquierda” de Gustavo Bueno, donde se habla más o menos por extenso del maoísmo como 6ª generación de la izquierda definida; “La Vuelta a la Caverna”, donde se pone a China como representante de un modelo de imperialismo o globalización centrípeta; y por último a Pedro Insua, con dos artículos magníficos sobre las relaciones entre China y España en los siglos XVI y XVII, y estamos a la espera de que termine su tesis doctoral sobre “La empresa de China”, es decir, los planes que había en la época sobre una posible conquista del Imperio del Cento por parte del Imperio Católico Español.

Es por ello, que me decidí a emprender un nuevo blog, pero esta vez remozado con los cada día más abundantes recursos gratuitos que ofrece wordpress y que dan a tu blog el aspecto de una publicación digital de enjundia. Para ello también compré un dominio y pedí a mi buen amigo Bob Kuo, fotógrafo y diseñador gráfico, que me diseñara un logo. Y así nace Taipei 103 Magazine.

Las razones para escoger el nombre se dan en la propia página de la revista. De momento, estoy sólo escribiendo todos los artículos, con la excepción del soneto que generosamente me regaló el Monsieur de Sans-Foy. Ojalá en el futuro se unan otros, aunque soy consciente de la dificultad de que esto ocurra. No obstante seguiré escribiendo ahí, hasta que pueda.

Ahora, The Oriental Hotel se quedará exclusivamente para hablar sobre cuestiones de España y quizás tenga que cambiarle el nombre por “Taberna Manolo” o “Venta de las Meretrices”. Pero bueno, ya veremos lo que da de sí la imaginación.

Si cada siete años renovamos las células de nuestro organismo, cada uno o dos años renovamos nuestro blog. Y presumo que este de ahora, no será el último. Y la verdad, eso espero.